Skip to content

Begoña García

 

Doctora en Ciencias Sociales y de la Salud con Mención Internacional | Máster en Ciencias de la Enfermería | Master en Multiculturalismo, Globalización, etnicidad e Intervención social | Máster en Docencia Universitaria | Profesora del Departamento de Enfermería de la Universidad de Huelva, España | Directora de Salud de la Universidad de Huelva.

 
Siempre me sentí como una enfermera amodal, me gustaba la salud pública y el acompañamiento de los más desfavorecidos, siempre en clave de investigación, entendía que la Enfermería era una ciencia joven y que debíamos generar evidencia en cuidados. Comencé a trabajar en paliativos, pero todo cambió con la muerte de mi padre, ahí tomé conciencia de las carencias que tiene el acompañamiento al final de la vida y de la dificultad del mismo, de la suerte que tuvimos mi hermana y yo de ser enfermeras y poder regalarle ese proceso final… Creo que esa es la verdadera razón de que hoy esté aquí. Como soy de género peleón creo que toda mi energía se tornó en el acompañamiento haciéndolo como siempre pensé, desde la evidencia, así que creamos un grupo de investigación, Afrontamiento al final de la vida INVESTIGA+, Junta de Andalucía, España,  donde nos unimos enfermeras con biografías parejas y comenzamos a caminar, a través de subvenciones de convocatorias competitivas disfrutamos de hallazgos que mucho tienen que ver con los factores que inciden en un buen acompañamiento y afrontamiento (género, redes sociales, tejido social, comunicación, diversidad cultural…) y la vida de nuevo nos regaló una posición estratégica para poder organizar eventos científicos internacionales (I Jornadas de Competencia Cultural al final de la vida, y una segunda edición) donde pudimos intercambiar discursos y experiencias con referentes de este área, hasta llegar a la más profunda convicción de que, desde la Universidad, se puede promover este paradigma creando comunidades compasivas. 
 
Así nació este proyecto, desde una oportunidad de cooperación transfronteriza de un proyecto internacional, y nacimos como grupo. 
 
En palabras de Karen Amstrong: “Una Ciudad Compasiva es una ciudad incómoda. Una ciudad que se siente incómoda cuando alguien no tiene hogar o tiene hambre. Incómoda si no se ama a cada niño y se le ofrecen oportunidades para crecer y prosperar. Incómoda cuando no tratamos a nuestros vecinos como quisiéramos que nos trataran. En una Ciudad Compasiva, las personas se sienten motivadas por la compasión para asumir la responsabilidad y el cuidado mutuo.»